miércoles, 17 de mayo de 2017

Reflexión anual

En esta última entrada me gustaría compartir con vosotros/as mi última reflexión en cuanto a esta asignatura llamada Las Tecnologías de la Información y Comunicación en la Educación Primaria.


Gracias a los talleres diseñados por nuestro profesor, hemos podido ir descubriendo diferentes utensilios tecnológicos para nuestro futuro laboral que, aparte de ayudar a  desarrollar ciertas competencias, también son útiles para educar de una forma más íntegra. A pesar de que hoy en día existen muchos debates de si es beneficiosa o no la tecnología en los centros (véase Las tics en el Practicum), lo cierto es que la tecnología nos une a la información de manera más rápida, dinámica y divertida y, además, nos conecta con gente con la que tenemos una distancia de por medio dando paso a miles de proyectos y formas de estudio.

Esta asignatura anual comenzó con un texto sobre la televisión y su influencia, tanto en la escuela como en la familia. Después, se nos propuso la primera actividad, que consisitía en crear una cartografía principalmente (a la que luego se le añadirían un audio y un vídeo) con el tema “¿Cómo aprendo?”. No solo fue el hecho de crearla la que nos ayudó a comprender las distintas formas de aprendizaje, sino que pudimos presenciar las reflexiones y la creatividad de nuestros/as compañeros/as gracias a su iniciativa de salir y presentar delante de todos/as su trabajo. La alfabetización en la sociedad fue el siguiente trabajo, el que consistía en leer dos textos y resumirlos mediante diferentes plataformas (en el caso de nuestro grupo elegimos Prezi y Visme). Para las vacaciones de Navidades (merecidísimas, por cierto) se nos mando unas preguntas sobre dos películas que habíamos visualizado en clase anteriormente; las dos sobre el tema del género y de cómo la imposición de ello afecta a nuestra sociedad. Siguiendo con el taller del género otro texto se nos fue dado; un artículo de Estíbaliz Aberastura y Jose Miguel Correa titulado “¿Cómo aprendes a ser maestra? Repensar el género en la Educación Infantil”. Este texto hace hincapié en como en nuestra profesión la diferencia del género crea unos estereotipos y prejuicios que todos/as sufrimos/as y que deberíamos eliminar.
Dos textos más se nos presentaron posteriormente (sobre la misma temática) y tuvimos que hacer una pequeña reflexión sobre ello. Para finalizar este taller fue necesaria la creación de un GIF con el que expresar la necesaria igualdad del género o, en el caso de mi GIF, representar una situación de discriminación hacia la mujer. Además de ello, pudimos leer y aportar nuestro granito de arena extendiendo el poema de Luis Bonino, Dani Leal, José Ángel Lozoya y Pèter Szil llamado “Por cada mujer, hay un hombre…”. En él, se mostraban situaciones de discriminación y presión que sufren los hombres y que son silenciadas muchas veces por ciertas feministas. Al fin y al cabo nos presentaban que ambos géneros tienen un mismo enemigo: el patriarcado. Hicimos un inciso entre este y el siguiente taller, explicando la presencia que habíamos visto de las TICs en nuestros centros de prácticas. El último taller, con una duración de marzo a mayo,
estaba dedicado a concienciarnos de lo vigilados/as que estamos en nuestro día a día. La primera actividad fue crear otra cartografía donde se presentasen situaciones en las que nos sentimos espiados/as; yo, personalmente, utilicé Photoshop para realizarlo. En la segunda actividad dividimos los momentos online y offline en nuestra vida en un pequeño y corto post. Y por último, dos actividades más: una anécdota en la que te hayas sentido espiado/a (incluyendo un vídeo) y la dinámica anti-selfie.

Aunque todas las tareas me han parecido entretenidas, me gustaría recalcar la importancia del taller del género que hemos tenido la oportunidad de realizar. Desde la asignatura de Sociología (en el primer curso) no hemos tenido la posibilidad de profundizar este tema tan importante. Somos conscientes de lo necesario  que es educar a la sociedad en el género para aislar típicas fobias arcaicas como la transfobia,  además de crear una completa co-educaación tanto en las aulas como fuera de ellas.

En general la asignatura se me ha hecho amena y activa pero, aun así, creo que no hemos tenido el tiempo suficiente para aprovecharlo al máximo; al fin y al cabo, el peso de otras asignaturas también pesa y muchas veces nos hemos visto obligados/as a pedir un atraso en la fecha límite para entregar estos trabajos. La única mejora que le veo es que no hemos consultado y utilizado muchas plataformas importantes como Scratch que se nos serían muy útiles en un futuro. Aun así, como ya he dicho, me he sentido a gusto, y eso es lo importante.

Un saludo a todos/as los lectores/as. Me despido hasta próximo aviso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario