martes, 11 de abril de 2017

Reconocimiento facial

El reconocimiento de cara nos convierte en blancos fáciles tanto en las redes sociales como en los dispositivos. Este se da, en mayor parte, por la forma de nuestra nariz, nuestros ojos y cejas.


En esta pequeña sesión hemos tenido la posibilidad de disfrutar distrayendo a la cámara para que no nos reconociese. Hemos utilizado maquillaje, pinturas de cera y acuarelas. 





miércoles, 15 de marzo de 2017

Me sentí espiada

Este incidente ocurre cuando yo tengo 16 años. Es un día en el que tengo la casa libre, así que reúno a un par de amigos y amigas para pasar la tarde y beber algo antes de salir de fiesta.

Mientras estamos en la sala pasando el rato, se nos ocurre utilizar la plataforma Twitcam para divertirnos un rato y, a la vez, amenizar la tarde de los demás. Esta web sirve para hacer vídeos en directo mientras que diversas personas (las que tú quieras), te ven. En nuestro caso publicamos el link en nuestros perfiles de Twitter, pero al no tener demasiados seguidores, sólo tenemos 4 viewers visionándonos. Queríamos que personas cercanas nos viesen, comentasen y compartiésemos ese rato con ellos/as.

Una media hora después los viewers comienzan a aumentar de forma muy rápida: en menos de cinco minutos nos encontramos con 258 viewers. No sabemos ni por qué se debe ni quién nos está viendo. Comenzamos a recibir comentarios un tanto subidos de tono que, teniendo en cuenta que somos menores de edad, queda muy fuera de lugar.

Al poco rato, uno/a de los/as conectados/as a nuestro directo, nos comenta que alguien ha publicado el link de nuestro vídeo en forocoches. En un abrir y cerrar de ojos tenemos a cientos de personas desconocidas visualizándonos.

El incidente me hizo darme cuenta de con qué facilidad desconocidos/as pueden acceder a tu información y vigilarte. 


Vida online y offline




Tres situaciones en las que me siento online Espiada y expuesta.

  • Redes sociales: A lo largo del día consulto mis redes sociales (twitter, facebook, whatsapp, etc.) ya sea por notificaciones que me llegan o para informarme del mundo exterior (leer noticias, opiniones, etc.).
  • Utilización del ordenador: El portátil es algo que cargo conmigo todas las mañanas. El coger apuntes se me hace más fácil e, incluso, en muchas clases es necesario para avanzar  en nuestros trabajos o investigaciones.
  • Lugares públicos: Las cámaras se están haciendo cada vez más habituales y en la misma entrada de nuestra facultad encontramos dos. No somos consciente de la vigilancia externa que tenemos por las calles y aunque a veces resulta ser de gran ayuda, tiene su parte negativa.

Tres situaciones en las que me siento offline Libre e independiente.

  • Leer o escuchar música: En ciertos momentos de la semana que me siento sobrecargada por la marcha de mi vida, bajo las persianas, enciendo un par de velas y pongo en marcha algo de música relajante mientras leo. Esto hace que me sienta relajada y fuera del ritmo con el que se mueve nuestra sociedad.
  • Con amigos/as: El quedar con amigos/as es una situación en la que los móviles o los distintos dispositivos quedan, la mayoría del rato, al margen. Mantener una conversación amena intercambiando puntos de vista o simplemente desahogándonos de problemas que podamos tener, me hace sentirme liberada y a la vez, mucho más conectada que cuando uso los aparatos electrónicos.
  •         Estudiar: Esta es la única de las situaciones offline en las que necesito aislarme de todo y de todos/as. Apago todos los gadgets que tenga a mano (móvil, tablet, etc.) e intento que haya un silencio absoluto. 

martes, 7 de marzo de 2017

¿Vigilada?


Con este post doy comienzo en mi blog al nuevo tema que trataremos. En el nuevo taller presentaremos a través de varias dinámicas el mundo tecnológico en el que vivimos. Trataremos de hacer pensar a los lectores y las lectoras de nuestros blogs sobre lo que supone la masificación de la tecnología y cómo de vigilados y vigiladas estamos actualmente.

                La primera actividad que hemos realizado ha sido la siguiente: elección de cinco fotografías que representan momentos en los que nos sentimos vigilados/as. Yo la he modificado un tanto y he querido exponer no cinco fotografías similares como la de los radares y las cámaras callejeras, sino cuatro diferentes situaciones de mi vida cotidiana en la que estoy siendo espiada. Claramente, existen más de las que he nombrado en mi cartografía, pero he querido dar prioridad a ellas pues son con las que me siento más expuesta.

                Es difícil ordenarlas cronológicamente como se nos ha pedido ya que las cuatro situaciones son constantes. Al fin y al cabo con esto me doy cuenta de lo enganchada que estoy a vivir en nuestro hormiguero y no salirme de él.


Para ver la cartografía con más detalle... ¡CLICK!

sábado, 18 de febrero de 2017

Las TICs en el Practicum


A pesar de que soy consciente de que esta sociedad cada vez es más visual y tecnológica, no estoy a favor de los iPads, móviles y demás gadgets en las aulas de primaria.

Muchas compañeras me comentaron que en las escuelas donde realizaron sus primeras prácticas, los/as pequeños/as tenían que hacer muchos ejercicios o, incluso, los deberes para casa a través de los iPads. Me di cuenta entonces que las escuelas siguen dejando técnicas beneficiosas de lado (como la escritura a mano) solo para encajar en una sociedad capitalista y esclavista, queriendo convertir a sus estudiantes en simples marionetas (o en este caso robots) para que en un futuro se ajusten mejor al mercado laboral.

 Tendemos a olvidar que un niño/a, siempre será un niño/a, que necesita correr, mancharse, caerse y levantarse, descubrir, jugar y relacionarse. Ese miedo a que no estarán tan preparados/as para las tecnologías en un mañana, es completamente estúpido y erróneo. Nuestra generación no comenzó a utilizarlas hasta la época de la ESO y hablo por todos/as cuando digo que no se nos da nada mal. Además, a diferencia de nosotros/as, los chicos y las chicas saben utilizar móviles, ordenadores y iPads  desde edades muy tempranas. No hace falta que la escuela los implante, pues ellos/as mismos/as aprenden por su cuenta con su familia o  sus amigos/as.


Es cierto que es un debate que está en boca de todos/as, y cada uno/a tiene su opinión al respecto, pero yo me decanto por una educación con la justa tecnología necesaria.

El centro en el que pasé mis cinco semanas de prácticas, era un centro público, por lo que la tecnología todavía no se ha implantado. Había ciertos estudiantes con problemas a la hora de escribir, por eso, cuando reflexiono sobre la implantación de los iPads en las escuelas pienso en qué beneficiaría ese gadget a educandos con problemas similares.

Cada vez vemos como algo anticuado el escribir una carta o, incluso, apuntar nuestra lista de la compra en un papel. Se nos olvidan los beneficios que tiene la escritura a mano y no damos importancia a los daños que ocasionan los aparatos eléctricos como la pérdida de visión, los dolores de espalda o la falta de socialización.

viernes, 17 de febrero de 2017

GIF

Para esta tarea del apartado Género y Tics, he querido hacer algo conectado con noticia que salía en los medios hace unos pocos meses. Según una investigación realizada por las universidades de Princeton, New York e Illinois, a la corta edad de los seis años las niñas ya consideran más inteligente a los hombres. Este estudio llevado a cabo gracias a la colaboración de 400 pequeños/as de cinco, seis y siete años nos hizo ver cómo, muy a nuestro pesar, la misoginia (de la mano del machismo), sigue latente.

La noticia, tristemente, no llego a sorprenderme demasiado. En un contexto académico, ya sea en primaria o en la universidad, cualquier persona se da cuenta rápidamente de la diferencia que existe entre hombres y mujeres. Así como los hombres generalmente tienden a ser seguros de sí mismos, aportan ideas y no tienen miedo a salir a la pizarra a exponer temas, las mujeres se esconden y, a edades tempranas, ni siquiera responden a lo que se les a preguntando mirando hacia un lado y rezando para que el/la profesor/a se dé cuenta de al tipo de presión a la que se les está sometiendo al hacerles hablar delante de toda la clase.


"Mami, ¿cuándo voy a convertirme en esa hermosa proyección del deseo masculino?"


El estudio dejó un gran interrogante de por qué siendo tan jóvenes las niñas tienden a dar más crédito al hombre. ¿Qué estamos haciendo mal para que una perspectiva machista se siga fomentando? Se cree que las mujeres se sienten menos inteligentes pues en el currículo académico todo lo ligado a la cultura (y lo que somos) está enfocado en el hombre. A día de hoy, en pleno siglo XXI, el plan de estudios sigue excluyendo a la mujer y rechaza la perspectiva feminista. En historia, arte, ciencia, lenguaje, etc. se nos habla de conquistadores, pintores o escultores, científicos y escritores; y no encontramos rastro algunos de personajes tan célebres como Sofonisba Anguissola  o Lise Meitner. Al final, parece ser que a parte de las famosísimas Frida Kahlo y Maria Curie, las mujeres no contribuyeron en nada en la historia. También, el lenguaje que utilizamos nos perjudica. Cuando hablamos de “la historia del hombre” en vez de la del ser humano, ¿nos sentimos participes, nosotras, de todo el gran camino recorrido por nuestros ancestros? Debemos utilizar el lenguaje inclusivo como una herramienta para el empoderamiento de la mujer.

Segregar a las personas dependiendo de su género trae consecuencias nefastas y no nos hace evolucionar como sociedad. Así como menciona el profesor que llevó a cabo esta investigación, Andrei Cimpian, a una edad temprana, los estereotipos de la sociedad pueden marcar diferencias en la trayectoria.  

Por toda la diferencia que sigue habiendo y por como los roles de género cada vez parece que van en aumento, he intentado crear un GIF donde se reflejase la actitud de las mujeres a la hora de participar en el aula; destacar esa vergüenza e inseguridad era mi intención. Gracias a mis compañeros/as de clase he podido realizarlo y les doy las gracias desde aquí.

En este GIF he expuesto diferentes secuencias: En el primer plano, la profesora pide un voluntario para explicar o realizar cierta tarea; en el segundo, las mujeres miran avergonzadas e intentan no mantener el contacto visual; en el tercero, se ve a un hombre levantando la mano y, en el último, la profesora pide a ese alumno que salga a hacer la tarea.


Sin más ni más, espero que la noticia os haga reflexionar de lo necesaria que es la coeducación.    


martes, 14 de febrero de 2017

Poema

Esta es mi aportación al poema que hemos tratado en este taller:

Por cada mujer que es cuestionada sobre su estética, hay un hombre repudiado por prestar demasiada atención a cómo luce.
Por cada mujer llamada “marimacho”, hay un hombre denominado “maricona”.
Por cada pezón femenino eliminado de las fotos o vídeos, hay un  pezón masculino que no hiere la sensibilidad de nadie.
Por cada mujer  tachada por su "hipersensibilidad", hay un hombre que ni siquiera puede llorar.

→ Leer poema completo.